La Alquimia a través del Aurum Potabile


©Yábir Abú Omar Villar-Gil 

En 1990 funda el laboratorio espagírico SOTHIS (el primero creado en España) con el fin de recuperar para la sociedad moderna  la antigua ciencia de la Espagiria, o Medicina de origen alquímico. Escritor de varios libros y artículos sobre el tema, autor de diversos monográficos sobre Espagiria, impartía seminarios en varios países sobre esta antigua ciencia además de Cursos de iniciación a la Alquimia a través del Aurum potabile (Oro potable) tres veces por año en el Laboratorio de Granada.

En el nombre de Allah el Clemente, el Misericordioso

 Aurum potabile

Quien esté, de alguna manera, familiarizado con la literatura espagírica de los siglos XVI y XVII, se ha  topado con frecuencia con la expresión “oro potable”casi siempre en referencia a un misterioso preparado medicinal de alguna manera relacionado con los quehaceres alquímicos y en definitiva con la misma piedra filosofal.

Desde los laboratorios alquímicos instalados en el Escorial , bajo la protección y el amparo de Felipe II, rey de las Españas, prestigiosos alquimistas europeos algunos como Ulstad, autor del  Coelum philosophorum y moriscos otros como Juan de la Fontana o Urbano de Santa Maria, se aplicaron en sus alquímicas labores tanto a la preparación de plata de transmutación con la que contribuir, acuñando doblones, a sostener los enormes gastos de un imperio en el que “no se ponía el sol” , como a la confección del aurum potabile a fin de mantener impecable la salud del monarca.

El prestigio que desde entonces adquirió el oro potable como medicina alquímica propia para reyes fue en aumento a lo largo de los años. Su fabricación se guardaba en el más estricto secreto , de modo que los maestros espagíricos tan sólo lo transmitían de forma oral y directa a sus más probados discípulos.

¿ A qué podría deberse tamaña precaución y tan desproporcionada prudencia si tan sólo se trataba de una fórmula de boticario?. Pronto lo comprenderemos…

Ya en el siglo XVIII,  siglo de las luces (aunque en realidad, de bastante pocas luces) aparecen varios trataditos pretendiendo descubrir al lector los secretos de la fabricación del oro potable . Se tratan , empero, en su mayoría, de obras pretenciosas y almidonadas con el matiz  pseudo-científico tan caro al positivismo pero, desde luego, completamente legas en el campo de las ciencias herméticas tradicionales. Esta tendencia a cobijarse en el prestigio ancestral de productos o técnicas que no se conocen en absoluto, es una torpeza muy difundida que magnifica la mentira y linda con los terrenos del delito. ¡ Cuántas enseñanzas , cuántas obras, cuántas ideas y trabajos no han sido y son contínuamente contaminados por la envidia y la mediocridad de personajillos  sencillamente involutivos!.

En nuestros días, en los que el desarrollo tecnológico y cibernético ha puesto la información ( que no, por cierto, la formación) al servicio de cualquiera, pueden encontrarse en los motores de búsqueda de internet cientos de artículos etiquetados como  oro potable con el denominador común de que ninguno de ellos contiene un solo átomo del noble metal en su composición ( que, por cierto, suele ser exclusivamente vegetal amparándose en la doctrina espagírica de las signaturas desarrollada por Paracelso y por Crollius).

Desde luego, cuando lo que se anuncia no es ya un elixir áureo ni un oro potable sino el secreto de su preparación en el laboratorio, el tema se complica mucho más pues que además de las plantas de signatura solar (girasoles, caléndulas,  etc.) aparecen los mantrams, las oraciones angélicas y arcangélicas, los arcanos neolíticos de la feminidad, las invocaciones a los devas y un batiburrillo de conceptos ayurvédicos, mesoamericanos e incluso taoístas todos en la mágica y ecléctica simbiosis que otorga y descubre a la fin  una ignorancia supina y casi sobrenatural.

La preparación del oro potable no es en realidad una fórmula de botica renacentista sino que esconde algo mucho más serio: la iniciación alquímica a la vía brevis ( hoy llamada vía seca) de la Gran Obra alquímica.

En 1953, Eugène Canseliet recibió esta iniciación de mano del mismo Fulcanelli en las cercanías de Sevilla y después de haber estudiado durante toda una vida los fundamentos de la Alquimia clásica en textos casi en su totalidad referidos a las operaciones por vías húmedas. Yo mismo recibí  ,hace ya más de 20 años una iniciación semejante y desde hace 6 años la transmito a mis discípulos disfrazada, como solía hacerse en el siglo XVI, de proceso espagírico o chémico. De cada grupo de discípulos casi siempre suele haber uno o dos que recogen el mensaje y adivinan las pistas que a tal efecto les pongo para poner de manifiesto los arcanos de la Gran Obra por la vía breve que es la que en realidad describen las 12 claves de la Filosofía hermética de Basilio Valentin y los epigramas del Atalanta fugiens de  Michel Maier.

©Abù Omar Yábir

Allah le otorgue Salud y Honor en la siguiente Vida

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s