FLORES DEL MUNDO


A ti mujer, que nutres el mundo,
que amamantas las generaciones venideras,
que banderas la libertad y el pensamiento.
A ti, yo no te miento, tu intuición te guía.

A ti mujer, que engendras en tu vientre,
que albergas la esperanza,
de un mundo de paz, solidaridad y amor.
A ti, yo te dedico este poema.

A ti mujer, que por complacer a otros,
mueres cada dia un poco,
te diluyes en el polvo,
renunciando a tu destino.

A ti mujer, que niegas tu poder,
que a otros le entregas,
que permites que te reduzcan a carne,
que te regalas a precio de nada.

A ti mujer, que no valoras tu esencia,
que te has olvidado de quien eres,
de aquello que viniste a ser y hacer.
A ti, mujer perdida, me dirijo.

A ti mujer, que te prostituyes.
A ti mujer, que reniegas de lo que eres.
A ti mujer, que te dejas esclavizar por las tendencias.
A ti mujer, que ha olvidado su memoria.
A ti mujer, que te has vendido por dinero o estatus.
A ti mujer, que te muestras como muñeca hinchable.
A ti mujer, que entregaste tu libertad por amor.
A ti mujer, que soportas malos tratos en silencio.
A ti mujer, que eres ultrajada en conflictos bélicos.
A ti mujer, que te tapan con un burka y te condenan al ostracismo.
A ti mujer, a quien la sociedad empuja al abismo.

A ti mujer, dirijo estas letras.
Que recuperes tu memoria,
que duele más la castración psicológica,
que la mutilación genital.

A ti mujer, te imploro que te levantes,
en cualquier sociedad,
que te despojes de la sumisión y el miedo,
y que luches para cumplir tu tarea en el mundo.

 

Las mujeres fuimos destinadas a alimentar el mundo espiritualmente.
Cada vez que una mujer se separa de su verdadero camino, una vela se
apaga y todo se vuelve más oscuro.

No te olvides de quien eres. Siglos y siglos de muerte, dolor y
sufrimiento hubieran cambiado si las mujeres hubiéramos modificado
nuestro rol en la sociedad, en vez de permanecer en la sombra,
luchando por generar intrigas, envidias y rencillas.
O sometidas y vilipendiadas.

En pleno siglo XXI, tenemos de nuevo la oportunidad de conectar con
nuestro poder espiritual y cumplir nuestra verdadera función en el
mundo, cambiarlo.
Muchas guerras se habrían evitado si las madres del mundo ostentaran el poder.

A ti mujer, te imploro, deja de pensar en tu pequeño cosmos y piensa
en la labor social que puedes hacer en tu comunidad, en tu ciudad, en
tu país. Apoyando, voluntariando, enseñando a otras mujeres a crecer,
incluso a los hijos de otras a crecer.

A ti mujer, que das a luz a tus hijos, te ruego que luches por traer
más luz al mundo.
A ti mujer, te ruego que te respetes a ti misma.

Leah Pastor

1 comentario (+¿añadir los tuyos?)

  1. Lorena
    Jun 30, 2012 @ 02:24:42

    This is a good Post.
    Thank you for sharing!!. A must read Post!

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s